¿QUE ES?

Visual08

¿QUÉ ES LA SEMANA DE LA MOVILIDAD?

Un año más, y van DIECIOCHO, Bilbao se suma a la Semana Europea de la Movilidad (SEM). Desde el 16 hasta el 22 de septiembre, Día Bilbao sin mi Coche, con el que se culmina la semana, hay preparado un completo programa de actividades. Su objetivo: trasladar a los bilbaínos y bilbaínas buenas prácticas de movilidad para hacer de Bilbao una ciudad más respirable, fluida y sostenible.

COMPARTIR TE LLEVA MÁS LEJOS, LEMA DE 2017

 El Arenal, la Campa Basarrate de Santutxu y la calle Rodríguez Arias serán los escenarios de los actos programados por el Área de Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Bilbao.

Paseo Popular en Bicicleta, préstamo gratuito de bicis eléctricas, juegos infantiles, Caminos Escolares o Premio Paseante son algunas de las actividades que se desarrollarán en Bilbao entre el 16 y el 22 de septiembre.

Bilbao participará por decimoctavo año consecutivo en la SEMANA EUROPEA DE LA MOVILIDAD y en día de ¡Bilbao sin mi coche! que promueve la Unión Europea y el Área de Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Bilbao y que es posible gracias a la ayuda y participación de numerosas empresas, instituciones y medios de comunicación de nuestra ciudad.

La SEMANA EUROPEA DE LA MOVILIDAD se celebra cada año entre el 16 y el 22 de septiembre. Durante la semana se anima a las autoridades europeas a introducir y promover medidas de transporte sostenible e invita a los ciudadanos a probar alternativas al uso del coche.  Las actividades programadas en Bilbao tendrán lugar este año en El Arenal (16 y 17 de septiembre), en la Campa de Basarrate, en Santutxu (18-21 de septiembre) y en la calle Rodríguez Arias, que será cerrada al tráfico en el tramo comprendido entre Iparragirre y García Rivero, para celebrar el Día de Bilbao sin mi Coche (22 de septiembre). Además, el domingo 17, el tradicional Paseo Popular en Bicicleta partirá desde la Peña hasta El Arenal, visitando antes el barrio de Rekalde.

Desde su lanzamiento en 2000, la repercusión de la SEMANA EUROPEA DE LA MOVILIDAD y del día de ¡Bilbao sin mi coche! ha aumentado de manera constante, tanto en Europa como en el resto del mundo. En 2016, la campaña batió el récord de participación: 2.427 pueblos y ciudades de 51 países organizaron actividades durante la semana. Más de la mitad de los pueblos y ciudades participantes aplicaron más de siete mil medidas permanentes, centradas principalmente en la gestión de la movilidad, la accesibilidad y en infraestructuras nuevas y mejoradas para bicicletas.

La semana culmina con el Día sin Coches, en el que los pueblos y ciudades participantes reservan una o varias zonas exclusivamente para el uso de peatones, ciclistas y transporte público durante todo un día. En 2016, 953 ciudades organizaron el Día sin Coches.

Cada edición de la SEMANA EUROPEA DE LA MOVILIDAD se centra en un tema particular relacionado con la movilidad sostenible. El tema de este año es «Movilidad limpia, compartida e inteligente». Desde la UE se insta a fomentar soluciones de movilidad compartida y destacar los beneficios de modos de transporte más limpios.

COMPARTIR TE LLEVA MÁS LEJOS

La «movilidad compartida», pilar del tema de la SEMANA EUROPEA DE LA MOVILIDAD de 2017, forma parte del concepto más amplio de «economía colaborativa» o «economía compartida», definida en la Agenda europea para la economía colaborativa como una variedad de «modelos de negocio donde las actividades se proporcionan mediante plataformas colaborativas que crean un mercado abierto para el uso temporal de bienes o servicios suministrados a menudo por particulares».

El acento se pone en el uso de bienes más que en la propiedad de estos. Los proveedores de servicios ofrecen sus bienes, activos o aptitudes a una amplia gama de usuarios a través de una plataforma proporcionada por intermediarios.

En estos momentos, los ejemplos más relevantes de movilidad compartida que se desarrollan en Bilbao son el servicio municipal de préstamo de bicicletas Bilbon Bizi y los Caminos Escolares promovidos por el área de Movilidad y Sostenibilidad.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS?

La movilidad inteligente y sostenible presenta una serie de importantes beneficios económi- cos. Algunos son de tipo monetario, mientras otros redundan en la sociedad y los valores relacionados se pueden expresar en términos monetarios. En la siguiente sección se descri- ben de forma general los principales beneficios económicos de la movilidad inteligente y sostenible para (1) las personas, (2) las empresas y (3) la sociedad.

Los beneficios para los ciudadanos de la movilidad inteligente y sostenible

Beneficios financieros

Los ciudadanos pueden lograr importantes beneficios financieros al integrar la movilidad inteli- gente y sostenible en su día a día. Ser propietario de un coche supone un gasto considerable para cualquier hogar. El coste de tener un coche empieza con la adquisición del vehículo, a lo que hay que sumar los gastos derivados del seguro, del aparcamiento o del alquiler de una plaza de garaje. Además, están los costes adicionales de conducir un vehículo, como son el consumo de combustible, el mantenimiento y los gastos cuando se aparca fuera de casa. Los costes de conducción se pueden incrementar de media un 50% cuando se producen retenciones impor- tantes [1]. A todo esto, hay que añadir los costes externos generados por la emisión de partículas contaminantes y el ruido, por el uso de espacios públicos, o incluso por accidentes que no son visibles en la factura de los conductores.

Los usuarios pueden consultar en línea [2] sencillas herramientas para calcular los costes de un coche y realizar así evaluaciones personalizadas, considerando distintos parámetros.

Un estudio belga encargado por el gobierno regional de Bruselas en 2012 [3] concluyó que el ciudadano bruselense medio que sustituye su coche por una bici puede ahorrar 2853 EUR al año. Estas conclusiones incluyen costes como los de mantenimiento, los impuestos y el com- bustible, pero excluyen el precio de adquisición del vehículo.

Otros beneficios económicos

Cualquier desplazamiento que implique caminar u otro modo de actividad – incluso andar hasta la parada de autobús – aumenta la cantidad de actividad física de un día. El ejercicio físico es un factor determinante para el bienestar de los ciudadanos. Pasear o ir en bici son formas sencillas y rápidas de seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud de realizar un mínimo de 150 minutos de actividad física a la semana

Desplazarse a pie o en bici todos los días para ir al trabajo puede mejorar en última instancia nuestra salud [5]. Además, ir a pie (y en bici en menor medida) es un modo de movilidad muy democrática, ya que es gratuito y accesible para cualquier grupo social. El proyecto SWITCH, cofinanciado por la UE, se centra en analizar la sustitución de viajes en coche de recorridos cortos por modos de transporte activos y ha cons- tatado que realizar ejercicio físico de forma regular aumenta la esperanza de vida de mujeres y hombres una media de 1,4 y 1,5 años respectivamente [6]. En el sitio web de SWITCH se pro- porciona una lista completa de los beneficios que tiene para nuestra salud caminar e ir en bici.

En los entornos urbanos específicamente, la congestión del tráfico aumenta a menudo la dura- ción de los trayectos en coche y, en ocasiones, los usuarios que utilizan transporte público, que van en bici o incluso a pie llegan a su destino más rápidamente. Las congestiones de tráfico suponen una pérdida en términos económicos y de tiempo valioso. Según el informe INRIX National Traffic Scorecard Annual Report [7], los conductores belgas perdieron una media de 51 horas anuales en atascos en 2014. El tiempo perdido en retenciones ascendió hasta 96 horas para los conductores londinenses ese mismo año, situando a Londres como la ciudad más con- gestionada de Europa. La elección de mejores modos de transporte puede permitir ahorrar tiempo y éste se puede utilizar de formas más ociosas o productivas, como por ejemplo, reali- zando una actividad física, leyendo o socializando. La congestión de tráfico también tiene un coste financiero específico, ya que se consume más combustible. Un estudio realizado por el Instituto de Transporte y Economía de la Universidad Técnica de Dresden [8] concluyó que el consumo de combustible aumenta una media del 80 % durante una congestión de tráfico urbano.

¿Qué beneficios aporta a las partes interesadas del sector privado?

Los negocios locales necesitan a los peatones

Un estudio liderado por la Federación Francesa de Usuarios de la Bicicleta (Fubicy) y por el centro de investigación CNRS, que ha contado con el apoyo del gobierno francés, reveló que los conductores y pasajeros de coches gastan menos dinero en los comercios que aquellos usuarios que se desplazan con otros medios de transporte [9], contradiciendo el temor habitual de los comerciantes según el cual a más peatones y ciclistas menos ingresos. En realidad, según el estudio los conductores gastan menos que cualquier otro grupo: 53,7 % en relación a la cantidad que gastan los peatones, mientras que los ciclistas y los usuarios de transporte público gastan 60,4 % y 55,5 % respectivamente en comparación con el total que gastan los peatones. La Federación Europea de Ciclistas (ECF, de sus siglas en inglés) calcula que los ciclistas contribuyen con 111 000 millones EUR a la actividad económica anual de los centros de las ciudades y de los comercios locales en la Unión Europea [10].bizikleta

Si bien es cierto que los peatones, los ciclistas y los usuarios de transporte público gastan menos dinero por visita que los conductores, dichos grupos son más fieles a los comercios locales y los visitan una media semanal de 2 veces, 1,3 veces y 1,2 veces respectivamente, mientras que la media semanal de visitas de los conductores a tiendas locales es de 0,7 veces [11].

Los negocios locales tienen buenos motivos para dar prioridad a los peatones. Ciudades de todo el mundo pueden avalar los beneficios económicos para los comerciantes locales una vez se han adaptado los espacios urbanos para facilitar unos modos de desplazamiento acti- vos y el transporte público. Por ejemplo, el Departamento de Transporte de la ciudad de Nueva York (EE. UU.) constató que las ventas minoristas de los negocios locales situados en calles con carriles bici dedicados aumentaron mucho más (un incremento del 49 %) respecto a otras calles sin carriles bicis ubicadas en las mismas áreas de la ciudad (un incremento del 3 %) [12]. En Copenhague (Dinamarca), el ayuntamiento concluyó que tenía más sentido invertir en aparcamientos para bicicletas que para coches, argumentando que «los aparcamientos para bicis generan 4,5 veces más de ingresos que los de los coches». Esto es porque ocho ciclistas

Desarrollo de nuevos mercados

La integración de modos de transporte alternativos puede conducir al despegue de nuevos mercados dinámicos. La ECF ha calculado que la economía en torno a la bicicleta ya emplea a más de 650 000 personas en la UE (2014). Esta cifra podría aumentar hasta un millón de personas si se multiplicase por dos el uso modal de las bicicletas en la Unión Europea [14].

El sector en torno a los servicios de movilidad compartida también se ha desarrollado mucho en los últimos años. Se espera que los mercados globales de los distintos tipos de uso com- partido, desde bicicletas, aparcamientos (donde se alquilan las plazas de aparcamiento mientras no se usan), coches y viajes en coche, aumente entre un 20 y un 35 % entre 2013 y 2020. Las previsiones de ingresos globales para 2020 arrojan unas cifras impresionantes de entre 3 500 y 5 600 millones EUR para el uso compartido de coche, de viaje en coche y de bici, mientras que los ingresos globales previstos para el mercado de aparcamiento compar- tido estarán entre 1 300 y 1 900 millones EUR [15]. Tales cifras se calculan teniendo en cuenta los ingresos de las ventas y los servicios de agentes, tales como los fabricantes de coches, las empresas de alquiler de coches, las empresas en Internet, los operadores de plazas de aparcamiento y los municipios que tienen actividades en este sector. La Swiss Mobility Aca- demy cuenta con una plataforma en línea, WOCOMOCO, en la que se pueden encontrar las numerosas empresas que realizan sus actividades en este sector dinámico [16].

El mercado europeo para los sistemas de transporte inteligente (STI) también está creciendo. Según un estudio sueco, se espera que el valor del mercado de los STI para los vehículos de transporte público, tales como autobuses y tranvías, aumente de 1030 millones EUR en 2014 a 1460 millones EUR en 2019 [17].

Otro sector económico en crecimiento es el relacionado con el desarrollo de aplicaciones para smartphones u otros dispositivos digitales. Las plataformas más grandes de aplicaciones, iTunes y Google Play, cuentan con más de 23 450 y 17 750 aplicaciones en las categorías de salud y de forma física respectivamente, incluidas herramientas de tipo podómetro que animan a caminar [18].

Los costes de las empresas públicas o privadas locales con flotas de vehículos se pueden reducir renovando su parque automovilístico e introduciendo vehículos no contaminantes. Las medidas no técnicas requieren menos inversiones y pueden ayudar a que las empresas con flotas de vehículos reduzcan significativamente sus presupuestos a través de iniciativas inteli- gentes. La iniciativa CIVITAS [19] ha recopilado varios ejemplos, como por ejemplo, un análisis de coste-beneficios para la formación de conducción ecológica de conductores de autobuses de la ciudad de (Estonia), que ha permitido acumular un superávit de 67 657 EUR en tres años.

Las soluciones más sostenibles de transporte de mercancías en zonas urbanas presentan potencialmente grandes ventajas para la sociedad respecto a la congestión de tráfico, al uso de energía, a la contaminación atmosférica y acústica, a la calidad de vida y a la sostenibili- dad, ya que el transporte de mercancías genera aproximadamente el 25 % de las emisiones de CO2 relacionadas con el transporte urbano y entre el 30 y el 50 % de otros contaminantes, tales como las partículas en suspensión (PM) y los óxidos de nitrógeno (NOx) [20]. Aad de Wit, una empresa holandesa de mudanzas, ha demostrado que tener un parque de vehículos eléctricos es económicamente viable [21]. Las investigaciones llevadas a cabo por la Universi- dad Libre de Bruselas [22] y la experiencia del proyecto Cyclelogistics [23] sugieren que las bicicletas de carga podrían asumir entre el 50 y el 70 % del transporte de mercancías en las ciudades europeas.


Para más información o solicitud de entrevistas:

Jose Gordejuela. Coordinador. Grupo PROYECCION

jose@proyeccion.tv M. 656703212


^
<\/body>